Devocional

¿Por qué debe una persona pedir diariamente por un nuevo bautismo del Espíritu Santo?

Por 10 mayo, 2019 Sin comentarios

La petición de ser lleno del Espíritu Santo es una petición que le hago a Jesús de que permanezca conmigo ya que Él vive en mí por medio del Espíritu Santo. Pero, ¿por qué debo pedirlo a diario? Ellen White dijo en su libro Hechos de los Apóstoles: “Para el obrero consagrado es una maravillosa fuente de consuelo el saber que aun Cristo durante su vida terrenal buscaba a su Padre diariamente en procura de nuevas provisiones de gracia necesaria… Su propio ejemplo es una garantía de que la súplica ferviente y perseverante a Dios con fe – la fe que induce a depender enteramente de Dios y a consagrarse sin reservas a su obra – podrá proporcionar a los hombres la ayuda del Espíritu Santo en la batalla contra el pecado” 50

Si para Jesús era una necesidad diaria, ¿cuánto más será para nosotros? Hay una declaración importante en 2 Corintios 4:16: “…el (hombre) interior no obstante se renueva día con día.”

Nuestro hombre interior necesita cuidado diario. ¿Cómo sucede esta renovación diaria? Según Efesios 3:16-19 esto sucede por medio del Espíritu Santo: “para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor… seáis llenos de toda la plenitud de Dios.”

Esto resulta en que: Como regla general es necesario orar diariamente por la renovación del Espíritu Santo. Como resultado, Cristo vive en nosotros. Él fortalece nuestro hombre interior de acuerdo a sus riquezas en gloria. El poder de Dios es un poder sobrenatural. De esta manera el amor de Dios es puesto en nuestros corazones. Ésta es la forma de vivir “llenos de toda plenitud de Dios” (ver Juan 10:10; Col. 2:10)

Otro texto importante se encuentra Efesios 5:18 (RVA-2015) “…sed llenos del Espíritu.” Note que es más que un consejo; es un mandato divino. Nuestro Dios espera que deseemos vivir con el Espíritu Santo. Los expertos en griego dicen que este texto, entendido correctamente, dice: “Sean llenos y renovados consistente y repetidamente del Espíritu.” 51 Esta cita es de Johannes Mager.

Nuestra Lección de Escuela Sabática dice: “El bautismo del Espíritu Santo significa estar completamente bajo la influencia del Espíritu Santo; estar completamente ‘llenos’ de Él. No es una experiencia de una sola ocasión, sino algo que debe repetirse continuamente como lo ilustra Pablo en Efesios 5:18 con el uso del tiempo del verbo griego traducido como ‘sed llenos’.” 52 ˘

El apóstol Pablo escribió esto en Efesios 5 aunque había escrito lo siguiente en el capítulo 1:13: “y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa.” Los Efesios evidentemente ya habían recibido al Espíritu Santo, sin embargo era necesario que fuesen: “forta­lecidos… por su Espíritu” (Efesios 3:16). Continúa diciendo: “sed llenos del Espíritu”. “Sean llenos y renovados consistente y repetidamente del Espíritu.” Ellen White dijo: “Cada obrero debiera elevar su petición a Dios por el bautismo diario del Espíritu.” 53 “A fin de que tengamos la justicia de Cristo, necesitamos ser transformados diariamente por la influencia del Espíritu para ser participantes de la naturaleza divina. La obra del Espíritu Santo es elevar los gustos, santificar el corazón, ennoblecer a todo el hombre.”

El Señor, a través de su sierva, también dice: “Los que han sido impre­sionados por las Sagradas Escrituras como la voz de Dios, y desean seguir sus enseñanzas, tienen que aprender todos los días, y recibir fervor y poder espiritual que le será provisto diariamente a cada verdadero creyente mediante el don del Espíritu Santo.” 55

Además dice: “Hemos de seguir a Cristo día tras día. Dios no nos con­cede ayuda para mañana.” 56

En otro lugar dice: “Una conexión permanente con el agente divino es esencial para nuestro progreso. Podemos haber tenido una medida del Espíritu de Dios, pero por la oración y la fe debemos buscar continua­mente más del Espíritu.” 

También encontré esta maravillosa cita: “Usted necesita un bautismo cotidiano del amor que en los días de los apóstoles los mantenía en común acuerdo.”

Romanos 5:5 nos enseña que el amor de Dios es derramado en nues­tros corazones por el Espíritu Santo. Podemos encontrar lo mismo en Efesios 3:17. El bautismo diario del Espíritu Santo (el ser llenos del Espíritu Santo) hace que al mismo tiempo recibamos un bautismo de amor (ser llenos del amor ágape de Dios). Además, Gálatas 5:16 y Romanos 8:2 dicen que el resultado será que el poder del pecado será roto. LA IMPORTANCIA DEL DEVOCIONAL PERSONAL ¿Qué papel desempeña el devocional personal en vista de que es tan importante que me entregue a Jesús diariamente y le pida ser lleno del Espíritu Santo?

La devoción diaria y la observancia del Sábado son el fundamento de la vida espiritual.

Ya hemos leído versículos bíblicos y varias citas que nos muestran que el hombre interior se renueva cada día. Esto muestra claramente la importancia de nuestro tiempo de devoción personal.

El fundamento del servicio de adoración en el tabernáculo era el sacrificio ofrecido cada mañana y cada noche. En el Sábado se ofrecía un sacrificio adicional (Números 28:4,10). ¿Qué importancia tenía este sacrificio?

“El sacrificio quemado representaba una entrega completa del pecado ante el Señor. Aquí la persona no dejaba nada para sí, sino que todo pertenecía a Dios.” 59

“Las horas designadas para el sacrificio matutino y vespertino se con­sideraban sagradas, y llegaron a observarse como momentos dedicados al culto por toda la nación judía. Y cuando en tiempos posteriores los judíos fueron diseminados como cautivos en distintos países, aun entonces a la hora indicada dirigían el rostro hacia Jerusalén, y elevaban sus oraciones al Dios de Israel. En esta costumbre, los cristianos tienen un ejemplo para su oración matutina y vespertina. Si bien Dios condena la mera ejecución de ceremonias que carezcan del espíritu de culto, mira con gran satisfacción a los que le aman y se postran de mañana y tarde, para pedir el perdón de los pecados cometidos y las bendiciones que necesitan.” 60

¿Podemos ver que el devocional diario en conexión con el Sábado son la base de nuestra vida espiritual? Además, ¿podemos ver claramente cómo tiene que ver con nuestra entrega diaria a Jesucristo, que es invitado a vivir en nosotros por medio del Espíritu Santo?

¿Ya hizo propio el principio espiritual más importante: el dar prioridad a Dios sobre cualquier otra cosa cada día? Jesús dijo en el Sermón del Monte:

“Buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” Mateo 6:33 RVR-1995

El reino de Dios significa para nosotros hoy en día tener a Cristo en nuestros corazones. Jesús es el reino de Dios en persona. Por esto es que necesitamos entregarnos diariamente y pedir cada día por el Espíritu Santo durante nuestro tiempo devocional. El momento decisivo será cuando estemos de pie ante Dios: ¿Tuvimos un relación personal con Cristo que asegure nuestra salvación? ¿Permanecimos en él? (ver Juan 15:1-7). ¿Anhela usted tener una fe más completa y satisfactoria?

Quien pase poco o ningún tiempo a solas con Dios o quien sólo lea y ore superficialmente solamente recibirá fuerzas proporcionales al tiempo que dedique. Para hacer una comparación: ¿No sería absurdo querer nutrirse solamente una vez por semana? ¿No cree usted que un cristiano que no dedica tiempo para tener comunión con Jesús es carnal?

Esto también significa que si este permanece en esta condición no será salvo. Mientras seamos cristianos carnales el tiempo devocional será sólo una obligación. Para los que son espirituales la adoración pasa a ser cada vez más una necesidad.

Hace años leí un libro escrito por Jim Vaus: I was a Gangster (Yo era un Gánster). Él era un criminal que luego se convirtió. Confesó de corazón sus pecados (como dar falso testimonio, robar, etc.) y pudo experimentar una extraordinaria intervención divina en su vida. Esto me impresionó. Me dije a mí mismo: “Yo estoy bien en casi todas las áreas, pero no tengo experiencias como esa”. Entonces hice esta oración al Señor: “Padre Celestial, yo también quiero confesar todos mis pecados conocidos y todos los que me muestres. Además me voy a despertar una hora más temprano para orar y leer la Biblia. Entonces veré si tu te manifiestas e intervienes también en mi vida.”

¡Gloria a Dios! Él intervino en mi vida. Desde ese entonces, mi devo­ción personal matutina, en especial la del Sábado, se ha convertido en la base de mi relación con Dios.

A través de la entrega diaria y al ser llenos diariamente por el Espíritu Santo nuestras vidas cambiarán de forma positiva. Esto sucede durante nuestro tiempo de devoción personal.