Skip to main content

Jesús te ama. Dio su preciosa vida para que no perecieras, mas tengas vida eterna. Entonces alza tus ojos a Él. Mira hacia el lado luminoso. No te hará bien mirar hacia el lado oscuro. Sé paciente, venga lo que venga. Puedes obtener fortaleza de Jesús, porque en él habita toda plenitud. Cuando la desesperación amenace arrastrar tu alma, sigue mirando a Jesús. Pon tu alma desamparada en él. El vive siempre para interceder por ti. Eres precioso a su vista. El que contempla con interés al gorrioncillo, considera con amor y piedad a su hijo probado y afligido. – {CDCD 120.2}

Dios nos somete a disciplina para nuestra felicidad actual y nuestro bien futuro. La bendición más grande que tienen sus hijos es la disciplina que les aplica. Nunca los guía de modo diferente al que ellos eligirían si pudieran ver el fin desde el principio, y discernir la gloria del propósito que están cumpliendo como colaboradores de Dios. – {CDCD 120.3}
Mientras más cielo pongamos en nuestra vida aquí, mayor será nuestra felicidad en el hogar celestial. – {CDCD 120.5}
E. White.

Deja un comentario