Devocional

PASOS PARA UN REAVIVAMIENTO PERSONAL. Helmut Haubeil

Por 3 mayo, 2019 Sin comentarios

¿TIENEN SOLUCIÓN NUESTROS PROBLEMAS? – ¿CUÁL ES?

¿Cómo podemos convertirnos en Cristianos felices y fuertes?

Jesús dijo:

“Permaneced en mi, y yo en vosotros.” (Juan 15:4)

“Estad en mí, y yo en vosotros.” El estar en Cristo significa recibir constantemente de su Espíritu, una vida de entrega sin reservas a su servicio.” 38

Esta solución divina a nuestro problema principal tiene dos partes y es al mismo tiempo la clave para una vida cristiana feliz. ¿Por qué? Haciendo referencia a estas palabras, Jesús dijo: “Estas cosas os he hablado para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea completo.” (Juan 15:11 RVR 1995) Cristo vive en nosotros por medio de estos dos pasos (recibir continua­mente al Espíritu Santo y entregarse completamente), y esto también conduce a la felicidad perfecta. Colosenses 1:27 habla acerca de las rique­zas de la gloria: “Cristo en vosotros”. ¿No es asombroso que Jesús haya puesto esta parábola de la viña y los pámpanos entre la promesa del Espíritu Santo en Juan 14 y la obra del Espíritu Santo en Juan 16?

El punto crucial es que (por lo general) rindamos nuestra vida a Dios diariamente incluyendo todo lo que somos y lo que tenemos y que diariamente pidamos y recibamos por fe el derramamiento del Espíritu Santo. ¿POR QUÉ ES NECESARIO RENDIR DIARIAMENTE NUESTRA VIDA A DIOS? Jesús dice en Lucas 9:23 “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame.”

Jesús dijo que el discipulado es un asunto diario. El negarse a uno mismo significa darle el control de nuestra vida a Jesús. El cargar la cruz no significa que tendremos dificultades cada día, significa negarnos a nosotros mismos diariamente y rendirnos con gozo y toda nuestra disposición a Jesús – así como Pablo dijo de sí mismo: “cada día muero”. Si alguien cargaba una cruz en los días de Cristo, era porque había sido condenado a muerte e iba en camino al lugar de su ejecución. Así debemos aceptar las dificultades que surgen del seguir a Jesús.

Recibimos vida física al nacer. Normalmente comemos todos los días para poder mantener nuestra vida, fuerza y salud. Recibimos nuestra vida espiritual al nacer de nuevo. Para poder mantener nuestra vida espiritual fuerte y sana es necesario cuidar de la persona interior diariamente. Si esto no sucede, tanto en la vida espiritual como en la física, nos debilitaremos, enfermaremos o hasta podríamos morir. Así como no podemos comer por adelantado tampoco podemos almacenar al Espíritu Santo para el futuro.

En el libro Los Hechos de los Apóstoles hay un consejo valioso: “Lo que sucede en el mundo natural, pasa también en el espiritual. La vida natural es conservada momento tras momento por un poder divino; sin embargo, no es sostenida por un milagro directo, sino por el uso de las bendiciones puestas a nuestro alcance. Así la vida espiritual es sostenida por el uso de los medios que la Providencia ha provisto.” 39

Este comentario del libro El Deseado de Todas las Gentes realmente me impresionó: “Hemos de seguir a Cristo día tras día. Dios no nos concede ayuda para mañana.” 40

Ellen White dijo:

“El seguir a Jesús requiere una conversión de todo corazón al principio, y una repetición de esta conversión diariamente.” 41 “No importa cuán completa haya sido nuestra consagración cuando nos convertimos, no nos valdrá de nada a menos que la renovemos diariamente…” 42 “Conságrate a Dios todas las mañanas; haz de esto tu primer trabajo. Sea tu oración: “Tómame ¡oh Señor! como enteramente tuyo. Pongo todos mis planes a tus pies. Úsame hoy en tu servicio. Mora conmigo, y sea toda mi obra hecha en ti.” Este es un asunto diario. Cada mañana, conságrate a Dios por ese día. Somete todos tus planes a Él, para ponerlos en práctica o abandonarlos, según te lo indicare su providencia. Podrás así poner cada día tu vida en las manos de Dios, y ella será cada vez más semejante a la de Cristo.” 43 Morris Venden dijo: “Si usted no ha descubierto la necesidad de la conversión diaria, este conocimiento puede marcar un hito en su vida. En el libro “El Discurso Maestro de Jesucristo”, página 86 se encuentra esta prome­sa: ‘Si buscamos a Dios y nos convertimos cada día… todas nuestras murmuraciones serán acalladas, todas las dificultades se alejarán, y quedarán resueltos todos los problemas complejos que ahora nos acongojan.’ ” 44

El permanecer con Jesús a través de una renovación diaria de nuestra entrega a Él es tan importante como la primera vez que vinimos a Él.

Morris Venden dice: “El tener una relación diaria y permanente con Dios conduce a una entrega permanente, a una dependencia de momento a momento en Él.” 45

Podemos estar seguros que cuando nos rendimos conscientemente a Jesús cada mañana estamos haciendo lo que Él desea que hagamos ya que Él nos dice: “Venid a mí…” (Mateo 11:28, RVR-1195) y “Al que a mí viene, no lo echo fuera.” (Juan 6:37 RVR-1995)

“El Señor anhela hacer grandes cosas por nosotros. No ganaremos la victoria por el número, sino por la plena sumisión del alma a Jesús. Hemos de salir en su fortaleza, confiando en el poderoso Dios de Israel…” 46

John Wesley describe de la siguiente forma la gran influencia que Dios puede ejercer por medio de nosotros cuando nos rendimos por completo a Él: “Dios puede hacer más con un hombre que se ha entregado 100% a Dios que con un ejército completo de hombres que solamente se han entregado en un 99% a Dios.” 47

Ellen White escribió:

“Únicamente aquellos que lleguen a ser colaboradores con Cristo, únicamente aquellos que digan: Señor, todo lo que tengo y soy te perte­nece, serán reconocidos como hijos e hijas de Dios.” 48

“Todos los que consagran su alma, cuerpo y espíritu a Dios, recibirán constantemente una nueva medida de fuerzas físicas y mentales. … El Espíritu Santo despliega sus más altas energías para obrar en el corazón y la mente. La gracia de Dios amplía y multiplica sus facultades y toda perfección de la naturaleza divina los auxilia en la obra de salvar almas… y en su debilidad humana son habilitados para hacer las obras de la Omnipotencia.” 49

Hasta aquí llegaremos con el tema “la consagración” o “el compro­miso” diario o “entregar la vida” o “la conversión”.

elche

Author elche

More posts by elche