Devocional

PASOS PARA UN REAVIVAMIENTO PERSONAL. HELMUT HAUBEIL

Por 20 septiembre, 2019 Sin comentarios

Preparación para la segunda venida de Cristo.

La comunión íntima con Jesús a través del Espíritu santo es necesaria
para poder estar preparados para la segunda venida de Jesús (o para
nuestra muerte). Esto no es reemplazable. Si Cristo vive en mí a través del
Espíritu Santo entonces estoy listo por su gracia. Esto se refleja en tres
áreas. (Este tema se estudia a profundidad en Spirit Baptism and Earth’s
Final Events, escrito por Dennis Smith).

Relación Personal con Cristo
Jesús dijo: “Y ésta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero,
y a Jesucristo, a quien has enviado”. (Juan 17:3) “Conocer” tiene un
significado más profundo en la Biblia que en el Español. Significa un
compromiso completo, amoroso y mutuo. Sólo existe cuando el Espíritu
Santo está presente en la vida. Esta idea se expresa en el siguiente
párrafo:
“Debemos mantener una conexión viva con Dios. Debemos ser vestidos
con poder de lo alto mediante el bautismo del Espíritu Santo, para
alcanzar una norma más elevada; pues de otra forma no hay ayuda para
nosotros.” 99 En la parábola de las 10 vírgenes, Jesús les dijo a las insensatas:
“No te conozco”. ¿Cuál fue la razón? Porque la falta de aceite representa
la falta del Espíritu Santo. (Mateo 25:1-13). Los que crucificaron a
Jesús tenían mucho conocimiento sobre el Antiguo Testamento. La mala
interpretación del mismo les impidió buscar una relación personal con
Jesús. ¿Sabemos que la última generación necesitará tener la conexión
más íntima con Dios para poder afrontar los retos de ese entonces y permanecer
fiel a Dios?
Justificación por la Fe
En el mensaje de los tres ángeles, el mensaje final de Dios a la humanidad,
se proclama el “evangelio eterno”(Apocalipsis. 14:6-7). ¿Cuál es la
esencia de este mensaje que todo el mundo debe oír? Es la justificación
por la gracia a través de la fe en Cristo Jesús (Efe. 2:8-9). Aquellos que
proclamen este mensaje final con poder también experimentarán ellos
mismos el poder del mensaje. Ellos deben conocer y experimentar la
justificación
por la fe a través de Jesús como el que salva y perdona el
pecado. Esto sólo es posible en una vida llena del Espíritu Santo a
través de la cual Cristo Jesús puede facultar la habilidad de obedecer.
Cuando Jesús more en nuestros pensamientos, conversaciones y acciones
obedeceremos los mandamientos de Dios. Así el mundo será iluminado
a través de este mensaje (Apocalipsis 18;1).

Amor por la Verdad
Si nuestra vida esta llena del Espíritu Santo amaremos la verdad. Disfrutaremos
estudiar la palabra de Dios e implementar en nuestro diario
vivir
las verdades que descubramos. Pero, ¿qué sucede cuando no le
permitimos
al Espíritu Santo controlarnos? 2 Tesalonicenses 2:10 dice:
“…se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos”.
Los seguidores de Jesús que no pueden ser engañados, tienen el amor
por la verdad en sus corazones. ¿Cómo obtenemos ese amor? Sólo podemos
tenerlo cuando Cristo Jesús vive en nosotros a través del Espíritu
Santo. Romanos 5:5 dice que ese amor que está en nuestros corazones
proviene del Espíritu Santo. Efesios 3:17 nos dice que estaremos “arraigados
y cimentados en amor” a través del Espíritu Santo. En Juan 16:13 se llama
al Espíritu Santo “el espíritu de verdad”. Esto nos muestra claramente que
es necesario ser un cristiano espiritual para poder tener amor por la
verdad.
¿Tenemos problemas hoy con el amor por la verdad, por la palabra
de Dios o por los escritos proféticos? Piense acerca de los tiempos que
vienen: “Sólo los que hayan estudiado diligentemente las Escrituras y
hayan
recibido el amor de la verdad en sus corazones, serán protegidos
de los poderosos engaños que cautivarán al mundo… ¿Se sienten los
hijos
de Dios actualmente bastante firmes en la Palabra divina para no
ceder al testimonio de sus sentidos?” 100
Dios no nos pregunta si hemos descubierto toda la verdad sino si
amamos la verdad.
FRUTOS DEL ESPÍRITU U OBRAS DE LA C ARNE
“La influencia del Espíritu Santo es la vida de Cristo en el alma. No podemos
ver a Cristo y hablar con Él, pero su Espíritu está con nosotros donde
vayamos. Trabaja en y a través de todos aquellos que reciben a Cristo.
Cuando el Espíritu mora en nosotros, éste revela los frutos del Espíritu..” 101
Gálatas 5:22-23: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,
mansedumbre, templanza.
Efesios. 5:9: toda bondad, justicia y verdad.
Gálatas 5:16-21 nos enseña que el poder del pecado será vencido en
nosotros a través del poder del Espíritu Santo.

“…Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne, porque
el deseo de la carne es contra el Espíritu y el del Espíritu es contra la
carne;
y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisierais.
Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley”. (ver también
Romanos 7:23 y 8:1) “Manifiestas son las obras de la carne, que son:
adulterio,
fornicación, inmundicia, lujuria, idolatría, hechicerías, enemistades,
pleitos, celos, iras, contiendas, divisiones, herejías, envidias, homicidios,
borracheras, orgías, y cosas semejantes a éstas. En cuanto a esto,
os advierto, como ya os he dicho antes, que los que practican tales cosas
no heredarán el reino de Dios.” (Gálatas 5:19-21)
DONES ESPIRITUALES
“Cuando hablamos de dones espirituales nos referimos a los dones dados
por el Espíritu Santo, mencionados en 1 Corintios 12:28 y Efesios 4:11:
apóstoles, profetas, evangelistas, pastores, maestros, los que hacen milagros,
los que sanan, los que ayudan, los que administran, los que tienen
el don de lenguas. Estos dones ayudan a ‘perfeccionar a los santos para la
obra del ministerio’ … Estos dones validan el testimonio de la iglesia
y proveen orientación y liderazgo.” 102 El Espíritu Santo también da otros
dones con diferentes fines: “en inteligencia, en ciencia y en todo arte”
(Éxodo 31:2-6) o arquitectura (1 Crónicas 28:12,19).
Cuando queremos llegar a ser discípulos de Jesús, rendimos a Él todo
lo que tenemos y todo lo que somos. Todos nuestros talentos, ya sean
heredados o aprendidos, son puestos a Su disposición. Él puede darnos
más talentos y/o refinar nuestras habilidades naturales.
¿Podemos tener dones espirituales cuando nos falta el Espíritu Santo?