Devocional

Nuestro deber hacia el mundo

By 23 noviembre, 2018 No Comments
“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito.” “No envió Dios a su Hijo al mundo para que condene al mundo, mas para que el mundo sea salvo por él.” Juan 3:16, 17. El amor de Dios abarca a toda la humanidad. Cristo, al enviar a sus discípulos, dijo: “Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura.” Marcos 16:15{2JT 511.1}
Cristo quería que se hiciese en favor de los hombres una obra mayor que la que se había visto hasta entonces. No quería que tan grande número de personas decidiese permanecer bajo la bandera de Satanás, y quedar alistado entre los que se rebelaban contra el gobierno de Dios. El Redentor del mundo no quería que la herencia que él había comprado viviese y muriese en sus pecados. ¿Por qué, pues, son tan pocos los alcanzados y salvados?—Es porque tantos de los que profesan ser cristianos están obrando en forma similar al gran apóstata. Millares de los que no conocen a Dios podrían estar hoy regocijándose en su amor si los que aseveran servirle obrasen como Dios obró. {2JT 511.2}
Las bendiciones de la salvación, tanto temporales como espirituales, son para toda la humanidad. Son muchos los que se quejan de Dios porque hay tanta necesidad y dolor en el mundo; pero Dios no quiso nunca que existiese esta miseria. Nunca quiso que un hombre tuviese abundancia de los lujos de la vida, mientras que los hijos de otros lloraran por pan. El Señor es un Dios benévolo. Proveyó abundantemente para las necesidades de todos, y por medio de sus representantes, a quienes ha confiado sus bienes, quiere que las necesidades de todas sus criaturas sean suplidas. {2JT 511.3}
Lean los que creen la Palabra de Dios las instrucciones contenidas en Levítico y Deuteronomio. Allí aprenderán qué clase de educación se daba a las familias de Israel. Si bien el pueblo elegido por Dios debía destacarse y ser santo, separado de las naciones que no le conocían, debía tratar bondadosamente al extranjero. No debía despreciarlo porque no pertenecía a Israel. Los israelitas debían amar al extranjero, porque Cristo iba a morir tan ciertamente para salvarlo como para salvar a Israel. En sus fiestas de agradecimiento, cuando recordaban los israelitas las misericordias de Dios, el extranjero había de recibir la bienvenida. En el tiempo de la mies, se debía dejar en el campo una porción para el extranjero y el pobre. Así los extranjeros podían participar también de las bendiciones espirituales de Dios. El Señor Dios de Israel ordenó que fuesen recibidos si querían elegir la sociedad de los que le reconocían. De esta manera, aprenderían la ley de Jehová y le glorificarían mediante su obediencia. {2JT 512.1}
Hoy también Dios desea que sus hijos impartan bendiciones al mundo, tanto en las cosas espirituales como en las temporales. Para cada discípulo de toda época fueron pronunciadas estas preciosas palabras del Salvador: “Ríos de agua viva correrán de su vientre.” Juan 7:38{2JT 512.2}
Pero en vez de impartir los dones de Dios, muchos de los que profesan ser cristianos se enfrascan en sus propios intereses estrechos, y privan egoístamente a sus semejantes de las bendiciones de Dios. {2JT 512.3}
Mientras que en su providencia Dios ha cargado la tierra de sus bondades, y llenado sus alfolíes con provisiones para sustentar la vida, hay por todas partes necesidades y miserias. Una Providencia generosa ha puesto en las manos de sus agentes humanos bienes abundantes para suplir las necesidades de todos; pero los mayordomos de Dios son infieles. En el mundo que profesa ser cristiano se gasta en extravagante ostentación lo suficiente para suplir las necesidades de todos los hambrientos y vestir a todos los desnudos. Muchos de los que han tomado sobre sí el nombre de Cristo están gastando su dinero en placeres egoístas, en la satisfacción de los apetitos carnales, en bebidas alcohólicas y manjares suculentos, en casas, ropas y muebles lujosos, mientras que dedican apenas una mirada de compasión y una palabra de simpatía a los dolientes. {2JT 512.4}
Un gran campo misionero
¡Cuánta miseria existe en el corazón mismo de nuestros países llamados cristianos! Pensemos en la condición de los pobres en nuestras grandes ciudades. Hay allí multitudes de seres humanos que no reciben siquiera el cuidado o la consideración que se otorga a las bestias. Hay miles de niños miserables, haraposos y hambrientos, con el vicio y la degradación escritos en el rostro. Hay familias hacinadas en miserables tugurios, muchos de los cuales son sótanos obscuros que chorrean humedad y suciedad. Nacen niños en aquellos terribles lugares. Los niños y los jóvenes no contemplan nada atrayente, ni perciben una vislumbre de las hermosas cosas naturales que Dios creó para deleitar los sentidos. Se deja a estos niños criarse y amoldar su carácter por preceptos viles, por la miseria y los malos ejemplos que los rodean. Oyen el nombre de Dios solamente en blasfemias. Las palabras impuras, los efluvios del alcohol y el tabaco, la degradación moral de toda clase son las cosas que sus oídos y sus ojos perciben, y pervierten sus sentidos. De estas moradas de miseria, claman por alimento y ropa muchos que no saben nada de la oración. {2JT 513.1}
Nuestras iglesias tienen que hacer una obra de la cual muchos no tienen casi idea, una obra apenas iniciada hasta aquí. “Tuve hambre—dice Cristo,—y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fuí huésped, y me recogisteis; desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí.” Mateo 25:35, 36. Algunos piensan que todo lo que se les exige es que den dinero para esta obra; pero están en un error. El dinero donado no puede reemplazar el ministerio personal. Es bueno que demos de nuestros* recursos, y muchos más debieran hacerlo; pero se requiere de todos un servicio personal proporcional a sus fuerzas y oportunidades. {2JT 513.2}
La obra de reunir a los menesterosos, los oprimidos, los dolientes, los indigentes, es la obra que cada iglesia que cree la verdad para este tiempo debiera haber estado haciendo desde hace mucho. Debemos manifestar la tierna simpatía del samaritano y suplir las necesidades físicas, alimentar a los hambrientos, traer a los pobres sin hogar a nuestras casas, pedir a Dios cada día la gracia y la fuerza que nos habiliten para alcanzar las mismas profundidades de la miseria humana y ayudar a aquellos que no pueden ayudarse. Cuando hacemos esta obra, tenemos una oportunidad favorable para presentar a Cristo el crucificado. {2JT 514.1}
Cada miembro de la iglesia debe considerar que tiene el deber especial de trabajar por los que viven en su vecindario. Estudiad la mejor manera de ayudar a los que no tienen interés en las cosas religiosas. Mientras visitáis a vuestros amigos y vecinos, manifestad interés en su bienestar espiritual, tanto como en el temporal. Presentad a Cristo como el Salvador que perdona el pecado. Invitad a vuestros vecinos a vuestra casa, y leed con ellos la preciosa Biblia y los libros que explican sus verdades. Esto, unido a himnos sencillos y oraciones fervientes, conmoverá su corazón. Enséñese a los miembros de la iglesia a hacer esta obra. Es tan esencial como salvar a las almas entenebrecidas de los países extranjeros. Mientras algunos se preocupan por las almas de países lejanos, preocúpense y trabajen con igual diligencia por la salvación de quienes los rodeen todos los que se quedan en su país. {2JT 514.2}
Las horas que con tanta frecuencia se dedican a las diversiones que no refrigeran ni el cuerpo ni el alma, debieran dedicarse a visitar a los pobres, los enfermos y los dolientes, o a ayudar a algún necesitado. {2JT 514.3}
Al tratar de ayudar a los pobres, los despreciados y los abandonados, no trabajéis como montados en los zancos de vuestra dignidad y superioridad, porque en tal caso nada lograríais. Sed verdaderamente convertidos y aprended de Aquel que es manso y humilde de corazón. Debemos recordar siempre al Señor. Como siervos de Cristo, digámonos, no sea que lo olvidemos: “He sido comprado con precio.” {2JT 514.4}
Dios no sólo pide nuestra benevolencia, sino también nuestro comportamiento alegre, nuestras palabras de esperanza, nuestro apretón de manos. Mientras visitamos a los afligidos hijos de Dios, hallaremos a algunos que han perdido la esperanza. Devolvámosles la alegría. Hay quienes necesitan el pan de vida; leámosles la Palabra de Dios. Sobre otros se extiende una tristeza que ningún bálsamo ni médico terrenal puede curar; oremos por ellos, y llevémoslos a Jesús. {2JT 515.1}
En ocasiones especiales, algunos ceden a un sentimentalismo que los lleva a movimientos impulsivos. Creen prestar así un gran servicio a Cristo, pero tal no es el caso. Su celo muere pronto, y entonces descuidan el servicio de Cristo. Lo que Dios acepta no es un servicio espasmódico; no son arrebatos de actividad emotiva lo que puede hacer bien a nuestros semejantes. Los esfuerzos espasmódicos para hacer bien causan con frecuencia mayor perjuicio que beneficio. {2JT 515.2}
Los métodos de ayudar a los menesterosos deben ser considerados con cuidado y oración. Debemos pedir sabiduría a Dios, porque él sabe mejor que los mortales de vista tan corta cómo debe cuidarse a las criaturas que él ha hecho. Hay quienes dan sin discriminación a todo aquel que solicita su ayuda. En esto yerran. Al tratar de ayudar a los menesterosos, debemos esmerarnos por darles la ayuda debida. Ciertas personas continuarán haciéndose objetos especiales de la caridad mientras se les ayude. Dependerán de otros mientras vean algo de lo cual puedan depender. Dándoles más tiempo y atención que lo debido, podemos estimular su ociosidad, incapacidad, extravagancia e intemperancia. {2JT 515.3}
Cuando damos a los pobres debemos preguntarnos: “¿Estoy estimulando la prodigalidad? ¿Estoy ayudándoles o perjudicándoles?” Nadie que puede ganarse la vida tiene derecho a depender de los demás. {2JT 515.4}
El dicho: “El mundo me debe el sostén,” tiene en sí la esencia de la mentira, del fraude y el robo. El mundo no debe el sostén a nadie que pueda trabajar y ganarse la vida. Pero si alguno llega a nuestra puerta y pide alimento, no debemos despedirlo hambriento. Su pobreza puede ser el resultado de la desgracia. {2JT 516.1}
Debemos ayudar a los que, con grandes familias que sostener, tienen que luchar constantemente con la debilidad y la pobreza. Más de una madre viuda con sus niños privados del padre trabaja más de lo que sus fuerzas le permiten a fin de conservar a sus pequeñuelos consigo y proveerles alimento y ropa. Muchas madres tales han muerto por exceso de trabajo. Cada viuda necesita el consuelo de las palabras alentadoras, y muchas son las que debieran recibir ayuda material. {2JT 516.2}
Algunos hombres y mujeres de Dios, algunas personas de discernimiento y sabiduría, debieran ser designadas para atender a los pobres y menesterosos, en primer lugar a los de la familia de la fe. Dichas personas deben dar a la iglesia su informe y su parecer acerca de lo que debe ser hecho. {2JT 516.3}
En vez de estimular a los pobres a pensar que pueden conseguir que se les provea gratis o casi gratis lo que necesitan para comer y beber, debemos ponerlos en situación de ayudarse a sí mismos. Debemos esforzarnos por proveerles trabajo y, si es necesario, enseñarles a trabajar. Enséñese a los miembros de las familias pobres a cocinar, a hacer y arreglar su propia ropa, a cuidar debidamente su casa. Enséñese cabalmente a los niños y niñas algún oficio u ocupación útil. Debemos educar a los pobres para que se sostengan a sí mismos. Esto será un auxilio verdadero, porque no sólo les dará sostén propio, sino que los habilitará para ayudar a otros. {2JT 516.4}
Es propósito de Dios que los ricos y los pobres estén estrechamente vinculados por los lazos de la simpatía y el espíritu servicial. El nos invita a interesarnos en todos los casos de padecimiento y necesidad que lleguen a nuestro conocimiento. {2JT 516.5}
No pensemos que es rebajar nuestra dignidad atender a la humanidad doliente. No miremos con indiferencia y desprecio a los que han arruinado el templo del alma. Ellos son objeto de la compasión divina. El que los creó a todos tiene interés en todos. Aun los que han caído más bajo no están fuera del alcance de su amor y compasión. Si somos verdaderamente sus discípulos, manifestaremos el mismo espíritu. El amor inspirado por nuestro amor hacia Jesús verá en cada alma, sea pobre o rica, un valor que no puede ser medido por el cálculo humano. Revele nuestra vida un amor superior a cuanto pueda expresarse en palabras. {2JT 517.1}
Con frecuencia, el corazón de los hombres se endurece bajo la reprensión; pero no puede resistir el amor que se les manifiesta en Cristo. Debemos invitar al pecador a no sentirse desechado de Dios. Invitémoslo a mirar a Cristo, que es el único capaz de sanar el alma leprosa de pecado. Revelémosle al desesperado y desalentado doliente que es prisionero de esperanza. Sea nuestro mensaje: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” Juan 1:29{2JT 517.2}
Se me ha indicado que la obra misionera médica descubrirá en las mismas profundidades de la degradación a hombres que, aunque se han entregado a costumbres intemperantes y disolutas, responderán a la labor apropiada. Pero es necesario reconocerlos y estimularlos. Se necesita un esfuerzo firme, paciente y ferviente para elevarlos. No pueden restaurarse a sí mismos. Pueden oír el llamamiento de Cristo, pero sus oídos están demasiado embotados para discernir su significado; sus ojos están demasiado ciegos para ver lo bueno que está en reserva para ellos. Están muertos en delitos y pecados. Sin embargo, aun éstos no están excluídos del banquete del Evangelio. Han de recibir la invitación: “Venid.” Aunque se sientan indignos, el Señor dice: “Fuérzalos a entrar.” No escuchéis excusa alguna. Con amor y bondad, asíos de ellos. {2JT 517.3}
“Mas vosotros, oh amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando por el Espíritu Santo, conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, para vida eterna. Y recibid a los unos en piedad, discerniendo: mas haced salvos a los otros por temor, arrebatándolos del fuego.” Judas 20-23. Haced sentir a las conciencias los terribles resultados de la transgresión de la ley de Dios. Demostrad que no es Dios quien causa el dolor y el sufrimiento, sino que el hombre, por su propia ignorancia y pecado, atrajo esta condición sobre sí mismo. {2JT 517.4}
Esta obra, debidamente realizada, salvará a muchos pobres pecadores que han sido descuidados por las iglesias. Muchos que no pertenecen a nuestra fe están anhelando la ayuda que los cristianos tienen el deber de darles. Si el pueblo de Dios quisiera manifestar verdadero interés en sus vecinos, muchos serían alcanzados por las verdades especiales para este tiempo. Nada puede dar tanto carácter a la obra como el ayudar a la gente donde está. Miles podrían estar regocijándose hoy en el mensaje, si los que aseveran amar a Dios y guardar sus mandamientos hubiesen querido trabajar como Cristo trabajó. {2JT 518.1}
Cuando la obra misionera médica conduzca así a hombres y mujeres a un conocimiento salvador de Cristo y su verdad, se podrá invertir sin peligro dinero y fervientes labores en ella; porque será una obra perdurable. {2JT 518.2}
*****
Dios hizo sacrificios asombrosos para los seres humanos. Dedicó gran energía a recobrar al hombre de la transgresión y el pecado y hacerlo volver a la lealtad y a la obediencia, pero se me ha mostrado que no hace nada sin la cooperación de los agentes humanos. Nos ha provisto generosamente con su gracia, poder y eficiencia. Ha presentado los motivos más poderosos para despertar y mantener vivo el espíritu misionero en el corazón humano, para que puedan combinarse los esfuerzos de los agentes divinos con los humanos.* {2JT 518.3}
elche

Author elche

More posts by elche