La finca de la escuela de Avondale

La finca de la escuela de Avondale

E

{2JT 447.1}
En visiones de la noche algunas cosas me fueron presentadas claramente. Había personas que escogían parcelas de tierra cercanas a la escuela, en las que se proponían edificar casas y establecer hogares. Pero Uno se puso en medio de nosotros y dijo: “Estáis cometiendo una gran equivocación, la cual tendréis que lamentar. Este terreno no tiene que ser ocupado con edificios, excepto en lo tocante a proveer las comodidades necesarias para los maestros y alumnos de la escuela. El terreno que rodea la escuela tiene que ser reservado como hacienda de la escuela. Tiene que convertirse en una parábola viva para los estudiantes, quienes no han de considerar el terreno de la escuela como cosa común, sino como un libro de texto abierto ante ellos y que el Señor quiere que estudien. Sus lecciones impartirán conocimiento con respecto a la cultura del alma. {2JT 447.2}
“Si consentís en que el terreno próximo a la escuela sea ocupado por domicilios privados y luego os veis obligados a escoger para el cultivo otro terreno distante de la escuela, será una gran equivocación, que siempre lamentaréis. Todo el terreno próximo al edificio ha de considerarse como labranza de la escuela, donde los alumnos puedan educarse bajo directores bien preparados. Los jóvenes que asistan a nuestras escuelas necesitarán todo el terreno cercano. Han de poner en él plantas de adorno y árboles frutales y cultivar la huerta. {2JT 447.3}
“La finca de la escuela ha de considerarse como un libro de texto de la naturaleza, del cual los maestros saquen lecciones prácticas. Se ha de enseñar a nuestros alumnos que Cristo, quien creó el mundo y todas las cosas que hay en él, es la vida y la luz de cada cosa viviente. La vida de cada niño y joven dispuesto a aprovechar las oportunidades de recibir una educación apropiada, será grata y feliz, mientras estén en la escuela, por las cosas sobre las cuales se posen sus ojos.” {2JT 448.1}
La obra que nos espera
Necesitamos más maestros y más talento para educar a los alumnos en diversos sentidos, a fin de que muchos salgan de ese lugar dispuestos y preparados para comunicar a otros el conocimiento que han obtenido. Los jóvenes y niñas huérfanos han de encontrar aquí un hogar. Se han de levantar edificios para un hospital y debieran habilitarse barcos para la comodidad de la escuela. Debiera emplearse a un competente administrador de la finca y también a hombres entendidos y enérgicos para actuar de directores en los diversos ramos industriales, hombres que hagan uso de sus talentos individuales para enseñar a los alumnos a trabajar. {2JT 448.2}
Vendrán a la escuela muchos jóvenes que desearán una preparación en ramos industriales. La enseñanza industrial debe incluir la contabilidad, la carpintería y todo lo que sea agricultura. Se debieran tomar medidas también para la enseñanza de trabajos de herrería, pintura, zapatería, cocina, panadería, lavandería, composturas, dactilografía e imprenta. Toda facultad que esté a nuestra disposición ha de ponerse a contribución en esta obra de preparación, a fin de que los alumnos salgan de la escuela equipados para los deberes de la vida práctica. {2JT 448.3}
Viviendas y construcciones esenciales para la obra de la escuela tienen que ser erigidas por los mismos alumnos, y no ser aglomeradas ni colocadas cerca de los edificios de la escuela propiamente dicha. Al dirigir este trabajo, se deben formar pequeños grupos, a los cuales, por medio de directores competentes, se enseñará a tener pleno sentido de su responsabilidad. Todas estas cosas no pueden llevarse a término de un golpe, pero debemos empezar a trabajar por fe. {2JT 448.4}
Debe reservarse el terreno
El Señor quiere que los terrenos que rodean la escuela se le dediquen a él como aula suya. Estamos situados donde hay abundancia de tierra, por lo que los terrenos cercanos a la escuela y la iglesia no deben ser ocupados por domicilios privados. Los que creen la verdad para este tiempo no han sido todos transformados en su carácter. No todos constituyen lecciones prácticas adecuadas, por cuanto no representan el carácter de Cristo. Muchos de aquellos a quienes les gustaría acercarse a la iglesia y la escuela, no prestarían ayuda, sino que serían estorbos. Creen que ellos deben ser ayudados y favorecidos. No aprecian ni el carácter ni la situación de la obra en que estamos empeñados. No comprenden que todo lo hecho en Avondale se ha llevado a cabo con penoso trabajo y mediante el empleo de dinero dado con sacrificio o que ha de devolverse a aquellos de quienes se lo tomó prestado. {2JT 449.1}
Entre aquellos que querrán establecerse cerca de nuestras escuelas habrá algunos que están llenos de un alto concepto de sí mismos y se preocupan mucho de su propia reputación. Son quisquillosos y facciosos. Necesitan convertirse, por cuanto están lejos de hallarse en condición de recibir la bendición del Señor. Satanás los tienta a que pidan favores que, si les son concedidos, sólo los perjudicarán y de este modo acarrearán ansiedad a sus hermanos. Los principios vivos de la Palabra de Dios tienen que ser introducidos en la vida de muchos que ahora no encuentran lugar para ellos. Los que están aprendiendo en la escuela de Cristo, considerarán cada favor proveniente de Dios como demasiado bueno para ellos. Reconocerán que no merecen todo lo bueno que reciben y se tendrán por dichosos. Sus rostros manifestarán paz y descanso en el Señor por cuanto tienen la promesa de que Dios cuida de ellos. {2JT 449.2}
“Jehová dijo así: El cielo es mi solio, y la tierra estrado de mis pies: ¿dónde está la casa que me habréis de edificar, y dónde este lugar de mi reposo? Mi mano hizo todas estas cosas, y así todas estas cosas fueron, dice Jehová: mas a aquél miraré que es pobre y humilde de espíritu, y que tiembla a mi palabra.” Isaías 66:1, 2. Durante los últimos días del año 1898 ocurrieron muchos incidentes que nos enseñaron lo que estas palabras significan. Mi corazón estaba grandemente abrumado y entonces me fueron expuestos asuntos relativos a los males que habrían de surgir de la entrega del terreno próximo a la escuela para que fuese ocupado por viviendas. Parecía que estábamos en una reunión de consulta y entre nosotros había Uno de quien se esperaba que nos ayudase a salir de nuestras dificultades. Las palabras que pronunció fueron sencillas y terminantes. Dijo: {2JT 450.1}
“Por designio de Dios, este terreno es para beneficio de la escuela. Habéis tenido pruebas de cómo obra la naturaleza humana y de lo que ella revelará al ser tentada. Cuanto mayor sea el número de familias que se establezcan alrededor de la escuela, tanto más numerosas serán las dificultades que surgirán en el camino de maestros y alumnos. El egoísmo natural de los hijos de los hombres está siempre listo para manifestarse si alguna cosa no les conviene. Este terreno que rodea la escuela ha de ser la labranza de la escuela y dicha labranza ha de ocupar mucho más espacio que lo que vosotros habéis pensado. Aquí se ha de hacer trabajo relacionado con el estudio, de acuerdo con los consejos dados. Avondale ha de ser un centro filantrópico. El pueblo de Dios residente en Australia ha de ser movido por el Espíritu del Señor a ofrecer simpatía y recursos para el sostén y fomento de muchas iniciativas de caridad y benevolencia que constituirán medios de enseñar a los pobres, los desamparados e ignorantes para que sepan valerse a sí mismos.” {2JT 450.2}
Un panorama
En varias ocasiones se me ha indicado que el terreno que rodea nuestra escuela ha de usarse como labranza del Señor. En un sentido especial, ciertas porciones de dicha labranza debieran cultivarse intensivamente. Extendiéndose delante de mí, vi terrenos en que se había plantado toda clase de árboles frutales que pueden fructificar en la localidad; había también huertas de verduras donde la semilla se sembraba y cultivaba. {2JT 451.1}
Si los dirigentes de esta labranza y los maestros de la escuela quieren recibir el Espíritu Santo a fin de que colabore con ellos, tendrán sabiduría en su administración y Dios bendecirá sus tareas. El cuidado de los árboles, la plantación, y la siembra y recolección de la cosecha, serán lecciones maravillosas para todos los estudiantes. Los eslabones invisibles que conectan la siembra y la siega han de ser estudiados, e indicadas y apreciadas las bondades de Dios. El Señor es el que da virtud y poder al suelo y a la semilla. Si no fuera por la mediación divina combinada con el tacto y la habilidad de los humanos, la semilla sembrada sería inútil. Existe un poder invisible que obra constantemente en pro del hombre para alimentarlo y vestirlo. Mientras se la estudie en la experiencia diaria del maestro y del alumno, la parábola de la simiente revelará que Dios obra en la naturaleza y aclarará las cosas del reino de los cielos. {2JT 451.2}
Centro de Producciones Multimedia