Skip to main content

“Por tanto, desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación” (1 Pedro 2:1)

“Odioso para mí, como las puertas del Hades, es el hombre que oculta una cosa en su seno y dice otra.” (Homero  (VIII AC-VIII AC) Poeta y rapsoda griego.)

Salmos 50 -Dios juzgará al mundo-

“Tu boca metías en mal, Y tu lengua componía engaño.
Tomabas asiento, y hablabas contra tu hermano;
Contra el hijo de tu madre ponías infamia.
Estas cosas hiciste, y yo he callado;
Pensabas que de cierto sería yo como tú;
Pero te reprenderé, y las pondré delante de tus ojos.
Entended ahora esto, los que os olvidáis de Dios,
No sea que os despedace, y no haya quien os libre.

El que sacrifica alabanza me honrará;
Y al que ordenare su camino,
Le mostraré la salvación de Dios. ”

Breve Historia de la Palabra   “Hipócrita”  

La palabra hipócrita, en el idioma original, venía del mundo del teatro. Significaba “hablar cubierto con una máscara”. Los actores que representaban los papeles, se ponían una máscara a fin de que el público supiera, viendo la máscara, qué carácter se estaban representando. Un mismo actor representaba varios papeles en una misma función, y disponía de una variedad de máscaras diferentes. Cuando hablaba la parte de uno, sostenía la máscara correspondiente sobre su cara; cuando hablaba la parte de otro, cambiaba de máscara, tomando la apropiada y hablando con su cara cubierta con ella. No podía verse el actor mismo, sino tan sólo a la máscara. La audiencia no conocía al hombre; conocían tan solo el papel que hacía.                                                                          .
Los actores solían ponerse diferentes máscaras conforme al papel que desempeñaban. De ahí que hipócrita llegara a designar a la persona que oculta la realidad tras una «máscara» de apariencias.

 

 

Deja un comentario