Devocional

¿CUÁL ES LA RAÍZ DE NUESTROS PROBLEMAS?

Por 1 marzo, 2019 Sin comentarios

¿Tendrán nuestros problemas una causa espiritual? ¿Será la falta del Espíritu Santo?

 

CAUSAS DE NUESTRA DEFICIENCIA La respuesta bíblica es “no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, pero no recibís, porque pedís mal (con una mente carnal, Romanos 8:5-7), para gastar en vuestros deleites.” (Santiago 4:2-3 RVR 1995) Nuestro Señor Jesús nos invitó amorosamente e insistentemente a pedir por el Espíritu Santo (Lucas 11:913). Entendemos que debemos hacer esto continuamente. En el tercer capítulo estudiaremos esto más de cerca. 7 “Hablan acerca de Cristo y acerca del Espíritu Santo, y sin embargo no reciben beneficio alguno. No entregan su alma para que sea guiada y regida por los agentes divinos.”

Como iglesia hemos estado orando por un reavivamiento desde hace ya un tiempo. Esto es muy valioso. E.G. White dijo: “Es el bautismo por el Espíritu Santo lo que las iglesias necesitan hoy.” 8 “¿Por qué no tener hambre y sed del don del Espíritu, puesto que es el medio por el cual hemos de recibir poder? ¿Por qué no hablamos de él, oramos por él, y predicamos acerca de él?” 9

Es bueno orar por un reavivamiento, pero no solamente debemos orar por esto; sino también -como dice Mark Finley – “debemos poner en práctica los elementos bíblicos del reavivamiento” 10 Permítame invitarle a tomar los pasos que conducen a un reavivamiento personal. Estos le permitirán disfrutar de una vida más poderosa y plena.

Para comenzar debemos analizar el problema. Debemos hacerlo cuidadosamente; de otra manera existe el peligro de que consideremos que el cambio es innecesario o no importante. A continuación debemos buscar la solución de Dios a este problema; ésta traerá consigo una gran bendición. Por último discutiremos cómo podemos implementar y experimentar esta solución.

Nuestra falta del Espíritu Santo no implica que todo lo que hacemos y hemos hecho ha sido en vano. Hay muchos buenos planes y proyectos. El Señor ciertamente ha bendecido nuestros esfuerzos humanos en la medida de lo posible, pero sólo Dios sabe cuánto más lograríamos y cuánto mejor sería nuestra situación actual si viviésemos de vez en cuando o más a menudo en el Espíritu Santo.

Henry T. Blackaby lo expresó así:

“Él (Dios) puede hacer más en seis meses con un pueblo que le es fiel que lo que nosotros podríamos hacer en sesenta años sin Él.” 11

¿Acaso no queremos elegir el camino correcto desde el inicio? Así serían nuestros esfuerzos mucho más eficaces y sumamente eficientes. Esto sucederá cuando estemos llenos del Espíritu Santo.

Por ejemplo: Cuando se predica un sermón, el hecho de que el mensaje toque el corazón de uno solo o los corazones de muchos no depende de la elocuencia del predicador, sino del Espíritu Santo. Él hace que el sermón sea eficaz.

elche

Author elche

More posts by elche